Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Vi la Flor’

german-fumero-alayon-1846-1936

Según una leyenda que recoge Sabin Berthelot, en la época de la conquista de la isla de Tenerife por los castellanos, a fines del siglo XV, uno de los capitanes de Alonso Fernández de Lugo, el comandante de la empresa, llamado Pedro Bracamonte, descubrió en el barranco de Chasna, en la comarca sur isleña, a una muchacha guanche, a la que por razón de su extraordinaria belleza apodaban “La Flor de Chasna”, y la hizo prisionera. Después de unos días de cautiverio, la joven logró escaparse, pero el capitán, encandilado con la bella fugitiva, no pudiendo soportar su pérdida y enloquecido de amor, pese a los cuidados de sus soldados, después de estar tres meses suspirando por la bella aborigen y sin dejar de exclamar incesantemente “!Vi la flor del valle!”, murió evocando a su amada, lo que literariamente recrea el poeta, pintor y dibujante Diego Crosa y Costa, “Crosita”:

Y en sus delirios de fiebre

y nerviosa postración

siempre idénticas palabras

pronunciaba con dolor:

¿Por qué la tomé cautiva

cuando el cautivo era yo?

Desde entonces, este pueblecito de verdes pinares y altas montañas (es el municipio más alto de España, a 1.414 metros sobre el nivel del mar), tomó el nombre de Vilaflor. Pero dado que la zona era conocida por los aborígenes como Abona o Chasna, el nombre oficial completo del municipio es Vilaflor de Chasna, y el gentilicio de sus habitantes chasnero(a)

En él nacería, un 29 de febrero de 1846, una de las personas más ilustres que haya dado la comarca sur de Tenerife, Germán Fumero Alayón, quien en su pueblo natal lo llegó a ser todo durante su larga trayectoria vital: secretario, alcalde, juez municipal (comprobadamente lo fue al menos hasta 1933) y cronista oficial. Asimismo ejerció como maestro en varios municipios, cartero rural durante muchos años y hasta sochantre. Fue, además, un fecundo e inspirado escritor, gran animador de la vida cultural de su municipio. 

Germán Fumero el espiritista

Conocimos que Germán Fumero Alayón fue también un espiritista convencido por lo que en la revista La Caridad, el periódico espiritista que fundara en Tenerife Miguel Miranda y León, apareció publicado en su número 5 (Año I, 15 agosto de 1881). Se trata de una colaboración en forma de poema de Germán Fumero titulada “A la Memoria del Distinguido Patricio D. Luís F. Benítez de Lugo”, sentido homenaje que dedica a la figura del Marqués de La Florida, el gran referente en la historia del Espiritismo en Canarias.

En el texto que le precede presentándolo, el director y fundador de la publicación, revela la afiliación espiritista del poeta:

Con el mayor placer insertamos en las columnas da esta Revista la siguiente composición poética que, con tal objeto, nos remite nuestro querido hermano en creencia D. Germán Fumero.”

La fecha indica que cuando un sentimiento noble se apodera del corazón, el recuerdo vive eternamente en él, halagado por el amor a lo bello, a lo elevado y a lo justo: hasta que llega un momento en que se manifiesta, se pone de relieve. Esto es lo que sucede hoy a nuestro querido hermano.”

El corazón que ama la virtud, graba en su parte superior los hechos que, ajustados a ella, se practican por la humanidad; y ese corazón, aunque atraviese por medio de una tumba, aunque transcurra el tiempo, no puede olvidar las buenas acciones, los actos elevados, los hechos sublimes que un ser querido ha ejercitado en el bien general de la humanidad, impulsándola por la senda del progreso.”

A LA MEMORIA DEL DISTINGUIDO PATRICIO

D. Luís F. Benítez de Lugo.

***

¡Murió! ¡Murió!… En la tranquila tumba

Despojo inerte yace sepultado:

La Parca fiera con su soplo helado

Apagó su existir. Ya no retumba

Allá en la Convención, ni en la montaña.

De su fácil palabra la elocuencia:

El rayo de su voz, en la conciencia

Del pobre pueblo que el tirano engaña

No osa ya penetrar.,.. ¡Oh triste suerte

La del sabio Canario que anhelaba

Dar a su patria gloria, y que clamaba

Orden y Libertad!… Le arrebató la muerte.

¡Sí, mi querido amigo, de la ciencia

Poderosa palanca! Sus arcanos

Te fue dado mirar, y a tus hermanos.

Consagraste tu vida, tu elocuencia…

Y bien: ¿Y para qué? Bello es vivir

Si reina la ventura en este suelo,

Pero si la maldad su negro velo

Nos tiende por doquier…. bello es morir…

Descansa en paz, y si tu alma pura

Ve desde el Cielo tus nativos lares,

Ve que la patria no te erige altares,

Pero si, del amor, nuestra ternura.

Recordemos que en el municipio de Granadilla de Abona, ubicado en la misma comarca chasnera, se crea a mediados de 1882 un Centro Espiritista, según se cuenta en el nº 24 de La Caridad de julio de 1882. Este Centro parece ser que fue el que fundase y dirigiese por muchos años José Reyes Martín1, en cuyo domicilio se celebraban las sesiones, y a las cuales, según relata su sobrino-nieto Juan Reyes Ramos2 “(,,,) asistían bastantes personalidades de aquellos tiempos”. ¿Estaría Germán Fumero entre ellas? Si se tiene en cuenta la coincidencia de lugares, fechas e intereses, muy probablemente sí.

Desempeños varios

Desde muy joven Germán Fumero ejerce la actividad periodística colaborando en el diario El Memorandum, que dirigía en Santa Cruz de Tenerife el celebrado José María Pulido.

En 1867 se inaugura en Guía de Isora la escuela Nocturna de Adultos, de la que Germán Fumero es elegido director. Y en 1869 es nombrado profesor interino de la escuela pública de niños de Arona.

En 1874 ejerce de secretario del Ayuntamiento de este mismo municipio y en 1876, es secretario de su Juzgado.

En 1885 es juez municipal en el municipio de San Miguel de Abona. En 1888 secretario del Ayuntamiento de Vilaflor, y en 1896 oficial de Secretaría del Ayuntamiento de Icod de los Vinos.

Militando siempre en el republicanismo, lo que le valió algunas persecuciones políticas, fue alcalde de Vilaflor en 1873, durante la breve Primera República, y treinta años después lo sería nuevamente entre 1903 y 1907.

Germán Fumero el literato

En un artículo publicado en la revista Hespérides a principios de la década de los años 20 del pasado siglo, titulado “Escritores y Artistas de Vilaflor”, se le recuerda con estas palabras:

Literato y poeta, este veterano de la vida ha consagrado la suya a cultivar el difícil arte de la poesía, logrando hacerse admirar por cuantos le trataron y leyeron. A pesar de sus ochenta y tantos años, fuerte de cuerpo y de alma, labra sus bellas estrofas con singular esmero, quizá con más entusiasmo que lo hiciese a los veinte. Por eso, en la vida insular, don Germán Fumero es un símbolo; símbolo del anciano romántico que bajo la corteza arrugada por los años, lleva el espíritu retozón de un juglar.”

german-fumero-alayon-foto-de-aprox-1930-con-hijos-delfina-y-german

German Fumero Alayón con sus hijos Delfina y Germán, hacia 1930 

El escritor cubano y vecino de Vilaflor, Manuel Rodríguez Escalona, publicó en el periódico El Progreso (Santa Cruz de Tenerife) del lunes 29 de enero de 1928, un artículo con unas breves notas biográficas y un comentario literario a la labor poética de Germán Fumero, del que extraemos lo siguiente:

Decir don Germán Fumero en Vilaflor, es casi decirlo todo. Porque don Germán no sólo es en este lugar el juez probo y recto, puesto que desempeña hace la mar de años con beneplácito del pueblo entero, sino también es él, por su inteligencia y bondadoso temperamento, el maestro infalible a quien todos consultan sin temor y en la seguridad de que cada uno de sus consejos equivale por una lección provechosa.”

Y añade a continuación:

Pero no solamente es don Germán el anciano jovial y complaciente a quien todos aquí respetan y quieren. Es algo más. Es un poeta de gran inspiración y un escritor lúcido… Saboreando sus versos sonoros y sentimentales, no he podido sustraerme a intensas y hondas emociones, porque en todas sus bellas poesías abundan ideas tan hermosas, que conmueven por la exquisita ternura y dulce emotividad con que expresan los sentimientos.”

La creatividad literaria de Germán Fumero no mermó con los años, sino que incluso se incrementó. Tal es así que con más de 80 años escribiría en poco más de un mes una comedia en verso de tema costumbrista, plena de sentido del humor, basada en hechos reales vividos por el autor, a los que solo había revestido con un ropaje estilístico ameno y divertido.

Reconocimientos

En la citada revista Hespérides, en los números 93 (27 de octubre de 1927) y 113 (20 de marzo de 1928) se insertan dos poesías que como homenaje a su persona le dedicó otro enorme poeta y espiritista tinerfeño, Manuel Verdugo Bartlet3:

A DON GERMÁN FUMERO

A veces pienso: ¿llegará algún día

en que viejo y enfermo y olvidado

clave impasible una mirada fría,

no exenta de ironía,

en la desolación de mi pasado?

Admiro tu vejez… ¿y quién no siente

el noble impulso de seguir su ejemplo?…

Yo ante ella me descubro reverente,

como lo haría un pecador creyente

ante la augusta majestad del Templo.

***

A DON GERMÁN FUMERO

Bendita sea la fronda

casi ignorada, en donde

la Poesía honda

para cantar se esconde.

Sea bendita el ave

que la fronda escogió,

pues todo lo que sabe

humilde nos lo dio.

Suena mejor el trino

si el ave está escondida

en el pinar vecino…

Es así tu cantar;

el ave que se anida

oculta en el pinar.

Y otro escritor, editor y poeta, Rafael Peña León (1888-1955), le dedica en la misma publicación este otro soneto:

Allí, en Vilaflor, recio, como añoso pino,

vive este poeta labrando las endechas.

Ha sacado a la vida máximas cosechas

encarcelando su espíritu a lo divino.

De un santo ideal ha sido peregrino;

a las torres del Arte supo abrirle brechas,

y al blanco de las musas dirigió sus flechas

con aplomado pulso y acertado tino.

Y no siente pesar cuando a la vida vuelve

su serena mirada porque nada debe …

Porque tuvo alegría, no tiene tristeza.

Y si la lava oscura su corazón envuelve,

un halo de claridad -claridad en nieve-,

como el padre Teide, corona su cabeza.

La implicación de Germán Fumero en la vida social de Vilaflor fue completa. Es de hacer notar que en cuantas reseñas se hacían en los medios de comunicación de los encuentros literarios que se organizaban en el pueblo, o de los homenajes que allí se desarrollaban, bien fuera propios o ajenos, su presencia y participación merecían siempre palabras donde se revelaba un enorme respeto y consideración.

A principios de mayo de 1936, con noventa años de edad, después de una vida intensa, activa y plena, dejó su envoltura física el ilustre chasnero y espírita Germán Fumero Alayón.

Muy poco tiempo después, en un artículo dedicado a glosar su memoria, Félix Centeno escribe: 

Era la institución local, don Germán Fumero. Había visto nacer a todos sus vecinos, había visto enterrar a los padres. Era don Germán Fumero hombre de luces y mundo, dotado sabiamente por la Naturaleza para suplir lo que otros ignoraban.”

Al morir don Germán pierde Vilaflor espíritu y paisaje. Faltarán sus servicios impagables, luz para el que vive en oscuridad. Faltará también su figura proyectándose en sus callejuelas empinadas y con un fondo de pinos cuajados. Queda muy vacío Vilaflor y pierde Tenerife a un hijo humilde y modesto que en apacible lejanía, vecino del Teide altivo, cumplió la más alta función humana: servir a la Humanidad”.

Y otro ilustre vecino de Vilaflor, el ya citado escritor Manuel Rodríguez Escalona, afín también al veterano poeta chasnero por sus ideas espiritualistas, anota con admiración:

¿Y decidme ahora si un hombre como éste que aquí lo es todo, puede acaso morir en el corazón de sus convecinos aunque llegue un día en que se apague la llama de su existencia?”

Germán Fumero Alayón, reconocido en vida, admirado y respetado de forma unánime, perviviendo en la memoria colectiva al amparo del cariño de los que le conocieron, primero, y de los que beben los detalles luminosos de su vida a través de los testimonios y las crónicas, hasta la actualidad… ¡qué mejor huella querría dejar cualquiera de su paso por este planeta!

Óscar García Rodríguez – Noviembre 2016

NOTAS:
1) Ver la biografía de este importante espiritista canario en este mismo blog.
2) Según dice en un artículo que le dedicó en el diario El Día del 20 de octubre de 1991.
3) Ver biografía en este mismo blog.

Read Full Post »