Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Periodismo espiritista’ Category

Read Full Post »

german-fumero-alayon-1846-1936

Según una leyenda que recoge Sabin Berthelot, en la época de la conquista de la isla de Tenerife por los castellanos, a fines del siglo XV, uno de los capitanes de Alonso Fernández de Lugo, el comandante de la empresa, llamado Pedro Bracamonte, descubrió en el barranco de Chasna, en la comarca sur isleña, a una muchacha guanche, a la que por razón de su extraordinaria belleza apodaban “La Flor de Chasna”, y la hizo prisionera. Después de unos días de cautiverio, la joven logró escaparse, pero el capitán, encandilado con la bella fugitiva, no pudiendo soportar su pérdida y enloquecido de amor, pese a los cuidados de sus soldados, después de estar tres meses suspirando por la bella aborigen y sin dejar de exclamar incesantemente “!Vi la flor del valle!”, murió evocando a su amada, lo que literariamente recrea el poeta, pintor y dibujante Diego Crosa y Costa, “Crosita”:

Y en sus delirios de fiebre

y nerviosa postración

siempre idénticas palabras

pronunciaba con dolor:

¿Por qué la tomé cautiva

cuando el cautivo era yo?

Desde entonces, este pueblecito de verdes pinares y altas montañas (es el municipio más alto de España, a 1.414 metros sobre el nivel del mar), tomó el nombre de Vilaflor. Pero dado que la zona era conocida por los aborígenes como Abona o Chasna, el nombre oficial completo del municipio es Vilaflor de Chasna, y el gentilicio de sus habitantes chasnero(a)

En él nacería, un 29 de febrero de 1846, una de las personas más ilustres que haya dado la comarca sur de Tenerife, Germán Fumero Alayón, quien en su pueblo natal lo llegó a ser todo durante su larga trayectoria vital: secretario, alcalde, juez municipal (comprobadamente lo fue al menos hasta 1933) y cronista oficial. Asimismo ejerció como maestro en varios municipios, cartero rural durante muchos años y hasta sochantre. Fue, además, un fecundo e inspirado escritor, gran animador de la vida cultural de su municipio. 

Germán Fumero el espiritista

Conocimos que Germán Fumero Alayón fue también un espiritista convencido por lo que en la revista La Caridad, el periódico espiritista que fundara en Tenerife Miguel Miranda y León, apareció publicado en su número 5 (Año I, 15 agosto de 1881). Se trata de una colaboración en forma de poema de Germán Fumero titulada “A la Memoria del Distinguido Patricio D. Luís F. Benítez de Lugo”, sentido homenaje que dedica a la figura del Marqués de La Florida, el gran referente en la historia del Espiritismo en Canarias.

En el texto que le precede presentándolo, el director y fundador de la publicación, revela la afiliación espiritista del poeta:

Con el mayor placer insertamos en las columnas da esta Revista la siguiente composición poética que, con tal objeto, nos remite nuestro querido hermano en creencia D. Germán Fumero.”

La fecha indica que cuando un sentimiento noble se apodera del corazón, el recuerdo vive eternamente en él, halagado por el amor a lo bello, a lo elevado y a lo justo: hasta que llega un momento en que se manifiesta, se pone de relieve. Esto es lo que sucede hoy a nuestro querido hermano.”

El corazón que ama la virtud, graba en su parte superior los hechos que, ajustados a ella, se practican por la humanidad; y ese corazón, aunque atraviese por medio de una tumba, aunque transcurra el tiempo, no puede olvidar las buenas acciones, los actos elevados, los hechos sublimes que un ser querido ha ejercitado en el bien general de la humanidad, impulsándola por la senda del progreso.”

A LA MEMORIA DEL DISTINGUIDO PATRICIO

D. Luís F. Benítez de Lugo.

***

¡Murió! ¡Murió!… En la tranquila tumba

Despojo inerte yace sepultado:

La Parca fiera con su soplo helado

Apagó su existir. Ya no retumba

Allá en la Convención, ni en la montaña.

De su fácil palabra la elocuencia:

El rayo de su voz, en la conciencia

Del pobre pueblo que el tirano engaña

No osa ya penetrar.,.. ¡Oh triste suerte

La del sabio Canario que anhelaba

Dar a su patria gloria, y que clamaba

Orden y Libertad!… Le arrebató la muerte.

¡Sí, mi querido amigo, de la ciencia

Poderosa palanca! Sus arcanos

Te fue dado mirar, y a tus hermanos.

Consagraste tu vida, tu elocuencia…

Y bien: ¿Y para qué? Bello es vivir

Si reina la ventura en este suelo,

Pero si la maldad su negro velo

Nos tiende por doquier…. bello es morir…

Descansa en paz, y si tu alma pura

Ve desde el Cielo tus nativos lares,

Ve que la patria no te erige altares,

Pero si, del amor, nuestra ternura.

Recordemos que en el municipio de Granadilla de Abona, ubicado en la misma comarca chasnera, se crea a mediados de 1882 un Centro Espiritista, según se cuenta en el nº 24 de La Caridad de julio de 1882. Este Centro parece ser que fue el que fundase y dirigiese por muchos años José Reyes Martín1, en cuyo domicilio se celebraban las sesiones, y a las cuales, según relata su sobrino-nieto Juan Reyes Ramos2 “(,,,) asistían bastantes personalidades de aquellos tiempos”. ¿Estaría Germán Fumero entre ellas? Si se tiene en cuenta la coincidencia de lugares, fechas e intereses, muy probablemente sí.

Desempeños varios

Desde muy joven Germán Fumero ejerce la actividad periodística colaborando en el diario El Memorandum, que dirigía en Santa Cruz de Tenerife el celebrado José María Pulido.

En 1867 se inaugura en Guía de Isora la escuela Nocturna de Adultos, de la que Germán Fumero es elegido director. Y en 1869 es nombrado profesor interino de la escuela pública de niños de Arona.

En 1874 ejerce de secretario del Ayuntamiento de este mismo municipio y en 1876, es secretario de su Juzgado.

En 1885 es juez municipal en el municipio de San Miguel de Abona. En 1888 secretario del Ayuntamiento de Vilaflor, y en 1896 oficial de Secretaría del Ayuntamiento de Icod de los Vinos.

Militando siempre en el republicanismo, lo que le valió algunas persecuciones políticas, fue alcalde de Vilaflor en 1873, durante la breve Primera República, y treinta años después lo sería nuevamente entre 1903 y 1907.

Germán Fumero el literato

En un artículo publicado en la revista Hespérides a principios de la década de los años 20 del pasado siglo, titulado “Escritores y Artistas de Vilaflor”, se le recuerda con estas palabras:

Literato y poeta, este veterano de la vida ha consagrado la suya a cultivar el difícil arte de la poesía, logrando hacerse admirar por cuantos le trataron y leyeron. A pesar de sus ochenta y tantos años, fuerte de cuerpo y de alma, labra sus bellas estrofas con singular esmero, quizá con más entusiasmo que lo hiciese a los veinte. Por eso, en la vida insular, don Germán Fumero es un símbolo; símbolo del anciano romántico que bajo la corteza arrugada por los años, lleva el espíritu retozón de un juglar.”

german-fumero-alayon-foto-de-aprox-1930-con-hijos-delfina-y-german

German Fumero Alayón con sus hijos Delfina y Germán, hacia 1930 

El escritor cubano y vecino de Vilaflor, Manuel Rodríguez Escalona, publicó en el periódico El Progreso (Santa Cruz de Tenerife) del lunes 29 de enero de 1928, un artículo con unas breves notas biográficas y un comentario literario a la labor poética de Germán Fumero, del que extraemos lo siguiente:

Decir don Germán Fumero en Vilaflor, es casi decirlo todo. Porque don Germán no sólo es en este lugar el juez probo y recto, puesto que desempeña hace la mar de años con beneplácito del pueblo entero, sino también es él, por su inteligencia y bondadoso temperamento, el maestro infalible a quien todos consultan sin temor y en la seguridad de que cada uno de sus consejos equivale por una lección provechosa.”

Y añade a continuación:

Pero no solamente es don Germán el anciano jovial y complaciente a quien todos aquí respetan y quieren. Es algo más. Es un poeta de gran inspiración y un escritor lúcido… Saboreando sus versos sonoros y sentimentales, no he podido sustraerme a intensas y hondas emociones, porque en todas sus bellas poesías abundan ideas tan hermosas, que conmueven por la exquisita ternura y dulce emotividad con que expresan los sentimientos.”

La creatividad literaria de Germán Fumero no mermó con los años, sino que incluso se incrementó. Tal es así que con más de 80 años escribiría en poco más de un mes una comedia en verso de tema costumbrista, plena de sentido del humor, basada en hechos reales vividos por el autor, a los que solo había revestido con un ropaje estilístico ameno y divertido.

Reconocimientos

En la citada revista Hespérides, en los números 93 (27 de octubre de 1927) y 113 (20 de marzo de 1928) se insertan dos poesías que como homenaje a su persona le dedicó otro enorme poeta y espiritista tinerfeño, Manuel Verdugo Bartlet3:

A DON GERMÁN FUMERO

A veces pienso: ¿llegará algún día

en que viejo y enfermo y olvidado

clave impasible una mirada fría,

no exenta de ironía,

en la desolación de mi pasado?

Admiro tu vejez… ¿y quién no siente

el noble impulso de seguir su ejemplo?…

Yo ante ella me descubro reverente,

como lo haría un pecador creyente

ante la augusta majestad del Templo.

***

A DON GERMÁN FUMERO

Bendita sea la fronda

casi ignorada, en donde

la Poesía honda

para cantar se esconde.

Sea bendita el ave

que la fronda escogió,

pues todo lo que sabe

humilde nos lo dio.

Suena mejor el trino

si el ave está escondida

en el pinar vecino…

Es así tu cantar;

el ave que se anida

oculta en el pinar.

Y otro escritor, editor y poeta, Rafael Peña León (1888-1955), le dedica en la misma publicación este otro soneto:

Allí, en Vilaflor, recio, como añoso pino,

vive este poeta labrando las endechas.

Ha sacado a la vida máximas cosechas

encarcelando su espíritu a lo divino.

De un santo ideal ha sido peregrino;

a las torres del Arte supo abrirle brechas,

y al blanco de las musas dirigió sus flechas

con aplomado pulso y acertado tino.

Y no siente pesar cuando a la vida vuelve

su serena mirada porque nada debe …

Porque tuvo alegría, no tiene tristeza.

Y si la lava oscura su corazón envuelve,

un halo de claridad -claridad en nieve-,

como el padre Teide, corona su cabeza.

La implicación de Germán Fumero en la vida social de Vilaflor fue completa. Es de hacer notar que en cuantas reseñas se hacían en los medios de comunicación de los encuentros literarios que se organizaban en el pueblo, o de los homenajes que allí se desarrollaban, bien fuera propios o ajenos, su presencia y participación merecían siempre palabras donde se revelaba un enorme respeto y consideración.

A principios de mayo de 1936, con noventa años de edad, después de una vida intensa, activa y plena, dejó su envoltura física el ilustre chasnero y espírita Germán Fumero Alayón.

Muy poco tiempo después, en un artículo dedicado a glosar su memoria, Félix Centeno escribe: 

Era la institución local, don Germán Fumero. Había visto nacer a todos sus vecinos, había visto enterrar a los padres. Era don Germán Fumero hombre de luces y mundo, dotado sabiamente por la Naturaleza para suplir lo que otros ignoraban.”

Al morir don Germán pierde Vilaflor espíritu y paisaje. Faltarán sus servicios impagables, luz para el que vive en oscuridad. Faltará también su figura proyectándose en sus callejuelas empinadas y con un fondo de pinos cuajados. Queda muy vacío Vilaflor y pierde Tenerife a un hijo humilde y modesto que en apacible lejanía, vecino del Teide altivo, cumplió la más alta función humana: servir a la Humanidad”.

Y otro ilustre vecino de Vilaflor, el ya citado escritor Manuel Rodríguez Escalona, afín también al veterano poeta chasnero por sus ideas espiritualistas, anota con admiración:

¿Y decidme ahora si un hombre como éste que aquí lo es todo, puede acaso morir en el corazón de sus convecinos aunque llegue un día en que se apague la llama de su existencia?”

Germán Fumero Alayón, reconocido en vida, admirado y respetado de forma unánime, perviviendo en la memoria colectiva al amparo del cariño de los que le conocieron, primero, y de los que beben los detalles luminosos de su vida a través de los testimonios y las crónicas, hasta la actualidad… ¡qué mejor huella querría dejar cualquiera de su paso por este planeta!

Óscar García Rodríguez – Noviembre 2016

NOTAS:
1) Ver la biografía de este importante espiritista canario en este mismo blog.
2) Según dice en un artículo que le dedicó en el diario El Día del 20 de octubre de 1991.
3) Ver biografía en este mismo blog.

Read Full Post »

INTRODUCCIÓN

En la época gloriosa del Espiritismo español anterior al drama de la guerra civil de 1936, mucho se publicó para hacer llegar al pueblo el ideario liberador, los principios de sabiduría y los horizontes de progreso que la doctrina de los espíritus proponía a la consideración del entendimiento de hombres y mujeres de buena voluntad. Fue muy frecuente, entre estas publicaciones que vieron la luz en aquellas décadas, la aparición de hojas volanderas y folletos varios con declaraciones y alternativas del movimiento espírita ante las diversas problemáticas sociales, así como textos de discursos, conferencias y, en ocasiones, de comunicaciones mediúmnicas que por la importancia de su contenido, merecieron el esfuerzo de aparecer impresas.

Muchas de estas sencillas publicaciones, en buena medida directamente conectadas a la actualidad de entonces, han llegado hasta nosotros, otras, desgraciadamente, no. Entre las primeras figuran las dos comunicaciones complementarias que reproducimos seguidamente.

Atribuidas a los espíritus de Marieta y Cervantes, fueron recibidas por intermedio del conocido médium Daniel Suárez Artazu en la Sociedad Progreso Espiritista de Zaragoza, una de las más importantes de aquella época, y publicadas en forma de folleto por la misma Sociedad en 1873, en la editorial Juan Torrents, de Barcelona, con el título “Ventajas del Espiritismo, por los espíritus de Marietta y Cervantes”. En años posteriores se volvió a reeditar, como, por ejemplo, lo hizo la editorial Maucci (Barcelona, 1900).

Sin dejar de reconocer que algunas expresiones tienen el gusto y el tono de la época, su contenido sigue plenamente vigente y merecen una lectura detenida en este siglo XXI, a lo que invitamos a nuestros amigos y visitantes.

Idafe

encabezaminto-titulo

retratos-mediumnicos-de-cervantes-y-marietta

Retratos mediúmnicos de Cervantes yMarietta

I

Oíd y sabréis, tal cual os podré decir y tal cual podréis comprender las ventajas del Espiritismo.

En el infinito lleno de materia y espíritu, nada muere.

Lo que en la encarnación llamáis muerte en la materia, no es más que la descomposición de un Ser perfecto, para perfeccionarse más

Lo que en la erraticidad llamamos muerte, en el espíritu no es más que su inmersión en la materia para depurarse mejor.

Cuando los encarnados decís que la materia muere, no os apercibís de que un espíritu recobra su libertad; cuando los desencarnados decimos que un espíritu muere, apenas recordamos que a la materia anima.

La descomposición de la materia da vida al espíritu y la encarnación del espíritu en la materia da vida a ésta.

Y de esta acción y reacción de materia y espíritu, resulta la verdadera vida, la mejor manera de ser, la perfección y el progreso.

Los mundos, el hombre y todos los demás seres mueren al parecer; el espíritu sujeto a la materia parece que se asfixia en ella. No. La materia y el espíritu se necesitan, se buscan, se combinan, salen de sí mismos, y se separan para buscar sus centros y llegar a ellos más depurados, más perfectos.

El espíritu perfeccionado busca materia perfeccionada a su altura.

El ser orgánico que se llama hombre, tiene espíritu perfecto, que responde a la perfección de su organismo.

El espíritu que en el hombre vive, encuentra en él condiciones para desarrollar y poner en actividad la idea que de Dios tiene.

Rudo fue el hombre en su principio, pero de generación en generación se perfecciona. Rudas fueron también sus ideas, ruda la idea de Dios; pero como de siglo en siglo más y más se perfeccionan, hoy la idea de Dios en el hombre es más verdadera, más digna, más elevada.

A tal idea de Dios, tal culto y tal religión.

La idea ruda y mezquina de Dios, produjo dioses rudos y mezquinos que se codeaban con los hombres, dioses a la altura del hombre, dioses que veía y tocaba, y que siendo hechura de sus propias manos, tenían para su desgracia todas sus pasiones y ninguna de sus virtudes.

Pero perfeccionándose el hombre y elevando su pensamiento más y más, su Dios también fue subiendo, hasta sentarse en el cielo.

II

Ese cielo del que apenas percibís algunos puntos luminosos, todo es materia.

Y si adquiriendo la extraordinaria velocidad del rayo de luz, os fuera fácil salvar sus distancias inmensas, por mucho que os remontarais, siempre veríais un cielo suspendido a incalculable distancia: materia sobre vuestras cabezas, materia y materia bajo vuestros pies.

El cielo de vuestros ojos materiales, materia es. La materia es una verdad que sentís latir en vosotros mismos y que veis girar en el infinito.

El espíritu es otra verdad que sentís pensar en vosotros y que presentís en la eternidad.

Pero no basta presentir: es preciso ver.

Si sentís la materia en vosotros y en el infinito la veis, al espíritu lo sentís, pero en la eternidad no lo veis.

Lo que se siente y no se ve, no satisface a la comprensión; no basta, pues, presentir: es preciso ver.

El Espiritismo tiende a enseñar el cielo del espíritu con su luz esencial, que es la inteligencia, como Ia luz esencial de la materia os enseña el cielo material que os cubre.

Por eso eI Espiritismo es luz.

Luz que ilumina un cielo, en el que por mucho que se remonte el pensamiento, siempre encontrará cielo eternamente encima y abajo eternamente cielo.

Sentís, pero no veis el cielo del espíritu; el Espiritismo os lo enseñará y lo veréis.

Pero veréis, no como los ojos materiales ven lo que sólo pueden alcanzar: veréis, como la inteligencia ve, lo que sabe penetrar.

Tenéis inteligencia, es decir, luz; aplicadla y veréis.

III

Todas las religiones han creído decir su última y primera palabra; el Espiritismo dijo su primera y sabe que jamás dirá la última.

Todas las religiones salvan o condenan; el Espiritismo salva siempre.

Todas las religiones vengan y castigan el mal; el Espiritismo no lo venga ni castiga; lo corrige y enmienda.

Todas las religiones tienen hijos privilegiados; para eI Espiritismo no hay ser que no lo sea.

Todas Ias religiones tienen cielos, más allá de los cuales nada mejor existe; el Espiritismo tiene un cielo para cada cielo.

Todas las religiones son exclusivas: ninguna otra creencia cabe dentro de las suyas; el Espiritismo no rechaza ninguna para corregirlas.

Muchas religiones castigan la materia como despreciable; el Espiritismo enseña a conservarla como cosa digna.

Muchas religiones, con la ciencia riñen; el Espiritismo se asienta en ella.

Todas las religiones no dan al espíritu más morada que la tierra entre dos límites: uno de placer y otro de pena eterna; el Espiritismo le da por morada el universo sin límites de felicidad y gloria.

Todas las religiones maldicen a quien las daña y contradice; el Espiritismo no ha por qué, y asegura felicidad para todos.

Todas las religiones definen a su Dios, de lo que resulta un definido humano: el Espiritismo no lo define, porque nada humano puede definir lo que está fuera de humanidad.

Todas las religiones prometen; el Espiritismo promete y asegura a todos.

Las promesas de muchas reIigiones son limitadas; las del Espiritismo, no.

Los adeptos de muchas religiones, obedecen; los del Espiritismo, cumplen.

Muchas religiones castigan a quienes no obedecen sus mandatos, que, a pesar del castigo, pueden quedar no cumplidos; el Espiritismo obliga a cumplir, haciendo ver la falta.

Muchas religiones se hacen obedecer más bien por el terror; el Espiritismo, siempre por amor al bien.

Muchas religiones llenan; el Espiritismo rebosa.

Todas las religiones tienen vacíos dondequiera que lo desconocido está; el Espiritismo sólo ve llenos que algún día espera llegar a conocer.

Para abrazar muchas religiones es preciso cerrar los ojos y cruzar los brazos; para abrazar eI Espiritismo es preciso extender los brazos y abrir los ojos.

Para escuchar la verdad que entrañan muchas religiones, es necesario inclinar la frente y cegar la razón; para escuchar las verdades del Espiritismo, es necesario mirar al cielo y desplegar la inteligencia.

Muchas religiones hablan; el Espiritismo hace hablar.

Muchas religiones, al adorar, piden, porque creen en el bien y en el mal; en el Espiritismo, la adoración es gratitud, porque sólo cree en el bien.

Muchas religiones rechazan lo que no es obra suya; el Espiritismo recibe para corregir.

El paganismo embrutece; el judaísmo humaniza; el mahometismo embriaga; el cristianismo civiliza, y el Espiritismo eleva.

El pagano toca a su Dios; el judío le siente; el mahometano sueña en él; el cristiano le ama; el espiritista le ensalza.

Para el pagano cualquier cosa es Dios, para el judío es Señor; para el mahometano es Alá; para el cristiano es Padre; para el espiritista es Dios.

IV

Adiós.

Todo lo que decir pudiera, que es mucho, os lo dirá la ciencia, que busca la verdad en todas sus manifestaciones.

Decid a todos aquellos que no estén con vosotros, que si la virtud es su norte, vosotros estáis con ellos.

Decid a aquel que virtuoso sea, que aun cuando no nos reconozca, nosotros le reconocemos.

Decid, en fin, que amamos al bueno; que procuramos corregir al malo. Nada más.

Espíritus más elevados vendrán a convenceros mejor; yo sólo sé ofreceros esta prueba más de lo mucho que os amo.- MARIETTA.

separador

I

El hombre ve al hombre, le oye y le toca.

No puede dudar de que el hombre exista.

Aún cuando duda, aún cuando cierra sus ojos, tapa sus oídos y esconde sus manos, una voz interior se levanta y le dice: «Yo soy.»

El hombre no puede negarse, no puede negar al hombre.

El hombre sabe que cerca de él y fuera de él hay algo. Sabe que un mundo, del cual depende, le sostiene.

El hombre ve más allá del mundo que habita, millones de mundos, cuyos movimientos, revoluciones y leyes que los rigen estudia, y observa la gran armonía y la Influencia que con el suyo tienen. El hombre ve en el espacio un más allá grande, inmenso, y presiente un más allá más gigantesco e inconmensurable, y de más allá en más allá, presiente el infinito. El hombre ve en sí mismo algo verdadero; ve cerca algo, también, exacto, ve en el espacio mucho más verdadero, y presiente más allá y más allá mucho más exacto, que, a medida que se dilata, es más y más verdadero; y así, de verdad en verdad, presiente la única y exacta verdad. El hombre, en sí mismo, ve algo bello, ve bellezas que le rodean y ve en el espacio mucho más belleza y remontándose de belleza en beIleza, presiente más allá la gran belleza.

El hombre siente en sí algo grande, algo exacto y algo bello que le guía hacia ese más allá inmensamente grande, cumplidamente exacto y grandemente bello.

El hombre se ve obligado a marchar hacia ese más allá; impulsado con la fuerza de su inteligencia, hacia lo grande; con la medida de su razón, hacia lo exacto; y hacia lo bello, con los movimientos de su corazón.

Aún cuando el hombre se detenga un momento y dude, su inteligencia habla, su razón mide y su corazón late. Y es que lo grande, lo exacto y lo bello, que existen más allá fuera de la mirada del hombre, le atraen y le llaman; y la inteligencia, la razón y el sentimiento de lo bello, chispas despendidas de aquel gran todo, responden.

II

Todas las creencias han inventado un más allá absurdo, un más allá mezquino para la inteligencia, para la razón y el sentimiento.

Todas las creencias combatidas por la inteligencia, negadas por la razón y censuradas por el sentimiento, han intentado detener a la inteligencia que vuela, a la razón que discurre y al sentimiento que crea.

Todas las creencias, impulsadas también hacia ese más allá escondido antes y después del tiempo y del espacio, han dicho haberlo encontrado, siendo así que el más allá huye allá todavía, por más que la inteligencia se esfuerce y crea haberlo encontrado.

Ese más allá se nos presenta de algún modo: corremos a buscarlo, llegamos a encontrarlo y se nos presenta más allá todavía, a incalculable distancia.; corremos de nuevo, llegamos, y más allá lo vemos. Así, de más allá en más allá, el Universo camina. ¿A dónde? Dios lo sabe.

Dios, ¡ah!, cuanto más se piensa en Él, más inaccesible se hace a la inteligencia. Dios está más allá cuanto más allá se vaya.

Todas las creencias han dicho: «Dios está allí», Ha llegado el momento en que basta decir: «Por aquí se va a Dios». ¿Y quién lo dice? El Espiritismo.

Todas las creencias pensaron encontrar el fin, objeto y destino de la creación; el Espiritismo sólo intenta buscar el principio de la senda que hacia el todo grande, bello y verdadero, guía. Todas las creencias han sido audaces en sus investigaciones, que dieron por resultado limitados fines; el Espiritismo, modesto en sus principios, sus fines serán grandiosos, ilimitados. Todas las creencias han pretendido saber el principio; el Espiritismo pretende empezar y sabe que concluir no es dado. Todas las creencias llegaron un límite, más allá del cual, suponen, en un principio, a Dios, entre el principio y la nada, y en fin, a Dios, entre una creación limitada. El Espiritismo presiente a Dios, en el pasado, entre una obra sin principio, y en el porvenir, cada vez a mayor distancia, sobre lo más grande, más bello y más verdadero. Pretender de un solo golpe describir el pasado, tocar el presente y saber el objeto del provenir, es pretensión, tan sólo, de añejas preocupaciones.

El Espiritismo describe el pasado, por lo que ve con la inteligencia; toca el presente, por lo que alcanza con la razón, y sabe el objeto del porvenir, por lo que siente con el corazón.

La inteligencia, la razón y el sentimiento, unidos, ven a gran distancia y con mirada segura, en el tiempo y en el espacio.

Entender, razonar y sentir es preciso unirlos para ver con seguridad y claro. La inteligencia, sin la razón, se pierde; sin el sentimiento, se fatiga; la razón, sin la inteligencia, se tuerce; sin el sentimiento, desvaría; el sentimiento, sin la inteligencia, se confunde; sin la razón, se precipita.

Todas las creencias, por no haber unido estas tres grandes facultades del hombre, se han visto obligadas ha encerrarse en estrechos límites para detener su vuelo, que tiende a remontarse por todas partes; el Espiritismo, uniéndolas, no encuentra límites, y va midiendo la grandeza infinita de la obra de Dios, en razón del cuadrado de las distancias que va descubriendo.

III

Es la ley impuesta a todas las cosas, marchar por distinta vía, según sus funciones, hacia un mismo y grandioso fin.

Detenerse, es fácil; difícil, detenerse mucho; dejar de marchar, imposible.

Todas las creencias se han detenido, pero ya se han detenido demasiado, y ha llegado el momento en que es preciso marchar.

El Espiritismo es la avanzada de todas las creencias que la marcha rompen: la humanidad vendrá después.

El Espiritismo es la continuación del principio que al más allá conduce.

Quien dando vuelo a la inteligencia quiera ser obrero razonable de la continuación de un principio que desde el pasado trabajado viene, verá más pronto el más allá que se presiente.

La humanidad ha venido subiendo trabajosamente por la vertiente de los tiempos: Moisés, con la ley en la mano, la condujo a la falda de la gran montaña, sobre la cual se extiende la bóveda de lo desconocido. Jesús, con su moral inquebrantable, la condujo a la cima y Ie enseñó el cielo. Obedezca la humanidad su voz y siga su camino, lanzándose al espacio.

Adiós. No me propuse herir la inteligencia, es imposible: sólo intento moverla con la razón, ya que Marietta lo supo hacer tan admirablemente con el sentimiento. CERVANTES.

Read Full Post »

Volando mariposas

 PROGRAMA DE ACTIVIDADES PÚBLICAS – MAYO 2016 

GRUPO ESPÍRITA DE LA PALMA

Estimados amigos/as: aún con un poquito de retraso, compartimos con todos vosotros/as el programa de actividades públicas del Grupo Espírita de La Palma para el presente mes de mayo de 2016.

Recordamos que todas las actividades son de asistencia libre y gratuíta, con lo cual todas las personas que sientan algún tipo de interés por las temáticas que desarrollamos, están invitados a participar y compartir inquietudes

El programa lo podéis consultar o descargar desde la sección “Actividades Públicas” (ver pestañas superiores)

Las actividades se desarrollan cada viernes, desde las 19:30 h, en nuestra sede:

GRUPO ESPÍRITA DE LA PALMA

Av. Carlos Fco. Lorenzo Navarro, nº 69  – 1º D

Los Llanos de Aridane

Read Full Post »


COMPARTIENDO

PROGRAMA DE ACTIVIDADES PÚBLICAS DEL

GRUPO ESPÍRITA DE LA PALMA – FEBRERO 2016

Hola  todos/as: tenéis ya a vuestra disposición el Programa de Actividades Públicas del Grupo Espírita de La Palma para el mes de febrero de 2016. Os invitamos a acompañarnos y participar en las actividades programadas,compartiendo inquietudes,conocimentos y puntos de vistaparael enriquecimiento mutuo.

Recordamos que todas nuestras actividades son abiertas y gratuítas para todo el que lo desee, y que se desarrollan cada viernes desde las 19:30 h. y hasta las 21:30 h.,en nuestra sede social, sita en:

GRUPO ESPÍRITA DE LA PALMA

Av. Carlos Fco. Lorenzo Navarro, 69

Edificio Vizconde, 1º D

Los Llanos de Aridane – Isla de La Palma

El Programa en formato PDF podéis consultarlo o desacargarlo entrando en la sección «Actividades Públicas» (pestañas superiores).

Un saludo cordial. ¡Os esperamos!

 

Read Full Post »

Titular completo

Imagen3

Comentarios introductorios

El 1º de diciembre de 1888 – es decir, se han cumplido recientemente 127 años – dejó su cuerpo carnal en este planeta una de las figuras más importantes en la historia del movimiento espiritista en España, José Mª Fernández Colavida, al que se calificó con toda justicia como “el Kardec español”. Fue su labor de faro para el espiritismo hispano desde su papel de hombre integral a la manera como el paradigma espiritista propone, la que le otorga de pleno derecho el título de continuador fiel del trabajo de Hipolite Leon Denizard Rivai, de quien fue uno de sus primeros y directos discípulos en este país.

(más…)

Read Full Post »

revista-luz-y-unic3b3n

EN VENTA DOS MAGNÍFICAS COLECCIONES DE ANTIGUAS REVISTAS ESPIRITISTAS: “LUZ Y UNIÓN” Y “LA FRATERNIDAD”

Se ponen a la venta de dos magníficas colecciones de antiguas revistas espiritistas. La primera de ellas corresponde al año 1901 de la revista espiritista barcelonesa “Luz y Unión”, resultado de la fusión de dos publicaciones espíritas previas, de un lado el emblemático semanario dirigido por un periodo de casi 20 años por Amalia Domingo Soler, y de otro la revista “La Unión Espiritista”, publicación mensual fundada en octubre de 1896 en Barcelona, publicada por el Centro Barcelonés de Estudios Psicológicos. En 1898 se convirtió en órgano de la Unión Espiritista Kardeciana de Cataluña. La dirigió Jacinto Esteva Marata, siendo sus redactores Amalia Domingo Soler, Eduardo Estapá, Ángel Aguarod (que fuera también director en otra etapa de la publicación), Eduardo Pascual y Camilo Botella. Con el ejemplar de marzo de 1900 dejó de publicarse por la citada fusión, habiendo aparecido un total de 42 números.

Se dispone del año 1901 (quincenal):

  • Revista “Luz y Unión”, Año 1901: 24 números encuadernados en un solo volumen, 576 páginas, 26 x 17,5 cm. Estado: impecable. Incluye los retratos de León Denis y del médium psicopictórico Segundo Oliver, con varias láminas de su producción mediúmnica.

La segunda colección corresponde a la conocida revista espiritista argentina “La Fraternidad” (quincenal), un total de 50 números correspondientes a los años 1885, 1886 y 1887 encuadernados en un solo volumen. Un total de 1.177 páginas, 25 x 16,5 cm.

  • Año IV (nº 16, 15 Abril de 1885 – nº 24, 15 Agosto 1885): se dispone de un total de  9 números.

  • Año V (nº 1, 30 Agosto de 1885 – nº 24, 15 de Agosto de 1886): se dispone de un total de 21 números. Faltan: nº 13, 22 y 23.

  • Año VI (nº 1, 10 Septiembre 1886 – nº 24, 19 Agosto 1887): se dispone de un total de 20 números. Faltan: nº 9, 10, 21 y 23.

Incluye los retratos de varias personalidades espiritistas, argentinas, españolas e internacionales. Estado: excelente, solo con ligeros roces en los bordes de las tapas por el uso.

El precio y las condiciones de los envíos se han de tratar directamente, pero estará por debajo de los que se estilan en el mercado. Los interesados pueden ponerse en contacto a través de nuestro correo electrónico:

grupoespirita.isladelapalma@gmail.com

Read Full Post »

Older Posts »