Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Vicente Mas’

quintana_llarena_antonio_1

ANTONIO QUINTANA Y LLARENA (1821-1911)

 Por: Óscar García Rodríguez

Antonio Rómulo José María de Quintana y Llarena, fue un militar, político y espiritista canario natural de Las Palmas de Gran Canaria, hijo del que fuera coronel del Regimiento Provincial de Las Palmas, D. José Quintana y Llarena (1781-1869). En la carrera de las armas alcanzó el grado de coronel de Artillería, como su progenitor. Casó con María Dolores León y Joven, hija del Coronel Francisco María de León y Falcón (1795-1857).

Fue director de la Sociedad de Amigos del País de Las Palmas. Resultó elegido diputado a Cortes por su ciudad natal en las elecciones del 24 de agosto de 1872, las mismas en que igualmente fue elegido diputado el Marqués de La Florida, si bien éste por la circunscripción de La Orotava (Tenerife) y ambos por el Partido Radical. Los dos votarían a favor de la proclamación de la Primera República española tras el reinado de D. Amadeo de Saboya.

Después de la Revolución de septiembre de 1868, al constituirse en Santa Cruz de Tenerife, el 5 de octubre de ese año, la Junta de Gobierno Superior de Canarias,  Antonio y Quintana y Llarena, en ausencia por viaje a la Península del Brigadier Muñoz, se encargó del Gobierno Militar de la plaza.

Portada de la obra MariettaAntonio Quintana y Llarena era miembro de la Sociedad Progreso Espiritista de Zaragoza en 1870, cuando se recibió en dicho centro espiritista, a través de la mediumnidad del gallego Daniel Suárez Artazu, la primera parte de una de las joyas de la literatura mediúmnica escrita en España, “Marietta, páginas de dos Existencias”, que vería la luz en la capital aragonesa a finales de aquel mismo año. Su nombre figura al pie de la dedicatoria que encabezaba aquella primera edición, entre los de los 31 restantes integrantes de la Sociedad.

Copiamos la “Dedicatoria” de la primera edición publicada por la Sociedad Progreso Espiritista de Zaragoza en homenaje a “a los elevados espíritus de Marietta y Estrella”, que dice así:

“Al frente de estas páginas, que hemos tenido la gloria de ser los elegidos para recibir en depósito, queremos ofreceros, por los elevados pensamientos que en ellas habéis vertido, esta prueba de nuestra admiración y respeto, que sí es pequeña por lo que valéis, es grande por la efusión con es ofrecida. Zaragoza 22 de noviembre de 1870.— Presidente honorario, el Teniente General, Joaquín Bassols.— Presidente, Teniente Coronel Capitán de Ingenieros, Saturnino Fernández de Acellana.— Primer Vicepresidente, Diputado provincial, Abogado y propietario, Manuel Sinués.— Segundo Vicepresidente, Magistrado, León Cenarro.— Secretario, Comandante Capitán de Infantería, Patricio Morales.— Periodista, Antonio Torres Solanot y Casas, Vizconde de Torres-Solanot.— Comandante de Infantería, Miguel Ibáñez.— Empleado, José Dea.— Comandante Capitán de Artillería, Joaquín Bassols.— Mecánico y propietario, Agustín Castellví.– Coronel Capitán de Ingenieros, Antonio Llotge.— Brigadier, Fernando Primo de Rivera.— Teniente, Eduardo Camacho.— Mecánico, Bartolomé Castellvi.— Capitán graduado, César Bassols.– Artista, Eduardo López del Plano.— Capitán Teniente, Domingo Román.— Abogado y propietario, Mariano Lapuente.— Abogado y propietario, Mariano Sorolla.— Abogado, Lucio de la Escosura.— Empleado, Arturo Bandragen de Puig-Samper. —Propietanio, Juan Navarro.— Abogado, Gregorio Cenarro.— Capitán de Infantería, Vicente Mas.– Empleado, Melitón Cenarro.— Coronel de E. M., Eusebio Ruiz.— Artista, Amadeo Navarro.— Comerciante, Indalecio Martín.– Artista, Ramón Gálvez.— Coronel de Artillería, Antonio Quintana y Llarena.— Abogado, Propietario, Manuel Rozas Pomar.— Teniente Coronel de Artillería, Bernardo Echaluce.— Empleado, Daniel Suárez.— Comandante de Infantería, Santiago Bassols.

Esta primera parte fue editada por la Sociedad Progreso Espiritista y se imprimió en la Imprenta de Calixto Ariño (Zaragoza). La segunda parte de se recibió en Madrid en la Sociedad Espiritista Española, en donde se integraron la mayor parte de los miembros de la Sociedad Progreso Espiritista, que se habían  trasladado a la capital española

En la Sociedad zaragozana abundaba el elemento militar, no en vano fue fundad por el General Joaquín Bassols y Marañosa, uno de los grandes adalides del Espiritismo español en sus primeros tiempos.

Desconocemos, por ahora, si la vinculación con el Espiritismo de Antonio Quintana y Llarena continuó en los años subsiguientes. En cualquier forma, fue partícipe directo de las famosas sesiones donde se recibió a dictado de los espíritus la preciosa novela a que nos referimos, obra que deberían leer y conocer todos los espiritistas españoles de hoy.

Read Full Post »